Siempre usa el casco

Desde ya te digo… en una ciudad como la nuestra, es mejor prevenir.

Usar el casco es usar la cabeza. Si nos paramos a ver a los ciclistas que se movilizan día a día nos daremos cuenta que varios no llevan casco, tal vez porque no lo creen necesario, tal vez porque sólo salieron un rato a una distancia muy corta o tal vez por una cuestión de estética.

 

El casco es una molestia

Es verdad, hay veces que el casco molesta un poco, sobretodo en los días de sol donde más sudamos (y obviamente no queremos); pero es necesario.

 

Hablemos claro, ante el choque fuerte con un auto el casco de bicicleta no nos va a ayudar tanto, es decir, el casco de bicicleta no es tan protector como lo sería un casco de moto; sin embargo hay algunas marcas de casco que están diseñas para protegerte más que otros. Volviendo al ejemplo inicial, si sufres un choque fuerte con algún vehículo motorizado es probable que tengas mucha desventaja, pero imagínate si no llevaras casco, el impacto sería mucho peor.

El caso sirve para protegerte, de eso no hay duda. Si te caes por algún bache en la pista (que hay muchos) o si te cae alguna rama o piedra que pudiera estar en algún árbol por donde estés pasando, ahí si agradecerás tener tu casco.

Además también protege del sol. Los cascos de ciclismo urbano suelen venir con una especie de visera que hace la simulación de tener un gorro y te hará sombra. Te protege de la lluvia y eso se agradece en los días fríos.

Yo que he sufrido un atropello no me hice nada más que una herida en la rodilla. Claro, mi accidente no fue tan fuerte y por ello el casco me pudo proteger bastante bien, no tuve ninguna herida, golpe o raspón.

 

Salir cerca de casa

Hay muchas personas que a veces (y me incluyo) cuando vamos a un lugar cerca de nuestro domicilio con la bici, nos olvidamos el casco. No es que lo olvidamos en sí, sino que decidimos prescindir de él… Total, vamos a un lugar cerca.

Esto es un error, porque nadie está libre de nada y los accidentes pasan incluso a la vuelta de la esquina. Hace unos meses pasaban unas imágenes por redes sociales de un chico que iba en bicicleta y fue interceptado intempestivamente por un auto que quería ganarle al semáforo. El chico no llevaba casco y lamentablemente fue impactado por este chofer. Según decía los testigos de ese momento, al chico no le pasó nada grave y lo llevaron al centro de salud, pero sí se le notaba en shock no sólo por el accidente sino porque su cabeza impactó con el pavimento lo que le ocasionó una contusión. Él decía que en ese momento no había sacado el casco porque sólo iba a la farmacia a hacer unas compras. Y mira como es el destino.

Hace poco un amigo sufrió un accidente que felizmente no fue de gravedad. Me cuenta que iba por una calle, cerca de su casa, cuando no se percató de un bache en la pista y no pudo reaccionar a tiempo, el bache terminó desestabilizándolo y salió volando. Para su mala suerte, atrás de él venía un carro que tampoco pudo reaccionar a tiempo (choferes, por favor, tomen su distancia con los ciclistas). A pesar de las maniobras del chofer, igual lo impactó y mi amigo quedó literalmente debajo del carro… Pero como dije a un inicio no fue grave, es decir se hizo heridas que probablemente le demoren en curar algún tiempo, pero no comprometió ningún aspecto importante y eso es una suerte.

 

Como ves, nadie está libre de algo, así que mi consejo es que siempre, siempre, siempre uses el casco.

 

PD: Y sí, un amigo dice que me parezco a Gazú con casco y me hizo ese meme. 😛

¿Te gustó lo que leíste?

Suscríbete a la lista de correo para recibir más novedades y seguir en contacto. Además te enviaré un regalo. 🙂

Invalid email address

Deja un comentario