Los peligros de ser ciclista

En el post anterior hablamos sobre el miedo de manejar bicicleta en una ciudad como Lima. Continuando con ese tema, hoy quiero contarte sobre los peligros de ser ciclista para que decidas si quieres o no entrar en este mundo del ciclismo urbano. Abstente a las consecuencias. 😉

 

Hay que decirlo, existen riesgos de ser ciclista en esta ciudad y aquí quiero mostrártelos sin censura. Así que vamos a ello…

  1. Dejarás de renegar:

Que levante la mano el que no ha renegado en el tránsito al menos una vez en su vida. Piénsalo, te subes a un bus a veces maloliente, a veces con un cobrador que ya está cansado, a veces el chofer parece haber aprobado el examen de manejo con las justas con tanto sacudón que da, a veces la música está tan alta que no puedes escuchar ni tus propios pensamientos. Piensa en esas veces que aun habiendo salido temprano de tu casa, miras el reloj constantemente porque los minutos pasan, el bus no avanza y tú te desesperas. Piensa en esas veces en que te han bajado del bus porque el chofer cometió una infracción y el policía debe llevarse la unidad a quién sabe dónde (al depósito supongo, ¿no?). Y así tantos ejemplos más.

Lo cierto es que parece que el sistema de transporte público no está hecho para el público (como lo que está pasando con el Metropolitano, por ejemplo) y todos hemos renegado de él en algún momento.

 

  1. Serás puntual:

Saliendo a una hora prudente, siempre llegarás a la misma ahora, ya no hay tráfico que te lo impida. Llegarás puntual a tus destinos. Te sorprenderás y tus amigos también. Ahora tu puntualidad dependerá exclusivamente de ti y ya no de las circunstancias que puedan pasar en el tránsito vehicular: que un camión se volcó, que un bus se quedó atrapado debajo de un puente por querer cruzarlo aunque no tenía la medida estandarizada, que hubo una marcha, que el semáforo se malogró y nadie quiere dar el pase entonces todos quedaron enredados en una maraña extraña… Nada de eso te afectará.

 

  1. Ahorrarás dinero:

Te darás cuenta que cada vez te apetece más usar la bici para tus traslados y tu bolsillo te lo agradecerá. No gastas en pasaje si vas en bus. No gastas en gasolina si vas en tu auto. No pagarás estacionamiento. El mantenimiento será cada vez menos frecuente o menos lioso. En definitiva ahorrarás dinero.

 

  1. Contribuyes al medio ambiente:

¿No te pasa que a veces quisieras vivir en una ciudad más limpia? Diversos estudios confirman que Lima está dentro de las ciudades más contaminadas del mundo y eso es una atrocidad que lamentablemente se toma muy a la ligera. En definitiva si vas en bici estás contribuyendo enormemente al medio ambiente (aunque no se vea así) porque dejas de emitir CO2. La bicicleta es una energía limpia, sólo usas tu propia condición física para moverla, así que el ambiente te lo agradece. Ahora, claro, si fuésemos más personas moviéndonos en bicicleta, sería aun mayor el impacto; pero con que haya 1 personita más es un gran paso.

 

  1. Ganarás salud:

Ya lo he mencionado antes, la bicicleta contribuye a la salud física y mental. Te darás cuenta que ya no te agitas como antes, que puedes ir cada vez más lejos, que ya no sudas tanto como al inicio. Bajarás unos kilitos de más (no sé tú, pero yo no he visto un ciclista gordito, jeje), los músculos de tu pierna empezarán a salir dejando atrás a la grasa… Y esas cosas que a veces las personas toman en cuenta y que por eso hacen tantas dietas y se meten a gimnasios. Olvídate de eso: usa bici (ojo: no estoy en contra de las dietas ni de los gimnasios, pero si ya lo has intentado y no te ha dado resultado, prueba usar la bici todos los días a ver qué tal resulta).

 

  1. Serás más feliz:

Por todo lo anterior, te aseguro que tu rostro será una gran sonrisa. ¿Qué más? Ya no reniegas, llegas puntual -algo que siempre has querido hacer-, tienes un dinerito extra, contribuyes a conservar el planeta donde vives y estarás en forma… 🙂

Verás cómo eres de feliz cuando, en medio del tráfico, eres tú el único que avanza.

 

Como ves, estos son los peligros de ser ciclista, sólo los valientes se atreven a usarla y cambiar sus vidas a mejor. Y créeme hoy en día es una suerte tener calidad de vida; si puedes hacer algo al respecto, por más pequeño que sea el cambio, no lo dudes, cualquier cosa que te haga feliz, vale completamente la pena. Yo elijo la bici, ¿y tú?

 

PD: La imagen mostrada fue hecha por el artista de Nube de Ideas, puedes visitar su facebook o instagram (@lanubedeideas).

 

 

¿Te gustó lo que leíste?

Suscríbete a la lista de correo para recibir más novedades y seguir en contacto. Además te enviaré un regalo. 🙂

Invalid email address

Deja un comentario