Las bicicletas de mi vida

He tenido muchas bicicletas, casi que las he probado todas: MTB, de paseo, de ruta, plegable. Me faltaría una urbana de un solo piñón o piñón fijo y creo que ya completo la lista.

Mi primera bicicleta fue alrededor de los 7 u 8 años, era de color amarillo y tenía rueditas de entrenamiento. Y creo que hasta tenía listones en el manillar, así bien de niñita. 😛 Quizás una típica bicicleta de los años 90, porque ahora la bicicleta de los niños no suele tener pedales, como las bicicletas de aprendizaje marca Curva; eso con el fin de ir reforzando el equilibrio del niño o niña, así cuando ya maneje una bicicleta no necesite las rueditas de entrenamiento. No recuerdo cuánto tiempo me habrá durado esa primera bici, lo que sí recuerdo es que la tuve hasta que me empezó a quedar pequeña.

Entonces apareció la segunda bicicleta, heredada de mi hermano, ésta era de color rojo, a contra pedal y tenía ese asiento de bicicleta con respaldar típico también de los 90, que ahora he visto que están volviendo pero más modernos, si se quiere. Me gustaba que sea a contra pedal porque podía jugar a estacionarme como una pro, me gustaba esa sensación de ir a gran velocidad y frenar en seco y el sonido de la llanta arrastrándose contra el piso (ahora me daría pena, pobres llantas). Pero así es cuando se es niño o niña, no tienes miedo o tienes pocos miedos y no sabes el impacto que algo puede hacerle a tus cosas. Tampoco recuerdo en qué momento se fue esa bicicleta, lo que  sí recuerdo es que pasaron muchos años antes de tener la siguiente.

La tercera bicicleta fue una MTB marca Monark color plomo, muy linda y que ya he mostrado en fotos en post anteriores. Esta bicicleta me duró más de 12 años y me dio mucha pena venderla, quizá si tuviera más dinero y más espacio tendría toda una colección de bicicletas, pero como no tengo ni uno ni lo otro, hay que vender una para comprar otra. 😛 Incluso cuando ya era “más grande”, casi que en plena adolescencia, pedí que me compraran una bicicleta y tuve la oportunidad de elegirla, elegí esa Monark. Hasta ese entonces usaba la bici para pasear, hasta que allá por el año 2004 empecé a usarla para ir al colegio… Creo que desde ahí ya me di cuenta que la bicicleta podía ser un medio de transporte muy eficiente. Después de muchos años con ella, me empezaron a llamar la atención las bicicletas de paseo, estaban muy de moda y se veían bonitas y había decidido volver a usar la bicicleta como medio de transporte, esta vez para irme al trabajo (año 2014) y, por alguna razón, ya no quise usar la MTB.

Así fue como vino la cuarta bicicleta, vendí la Monark y me dio mucha pena hacerlo, fue la primera bicicleta que elegí a conciencia y me acompañó durante muchos años; pero como todo en la vida hay que aplicar el desapego, y creo que esa bicicleta ya había cumplido su misión conmigo, siempre creo que las cosas que ya no usamos o ya no queremos usar, le puede servir a alguien más y qué mejor que darle un nuevo uso a algo. Fue así como me compré una bicicleta de paseo, muy barata, no tenía marca y la compré online por Linio (grave error). Fue la primera vez que compré en esa tienda virtual y la última porque la bicicleta estaba en muy mal estado, aunque se supone que era nueva. El primer día que la usé se reventó una de las llantas y al poco tiempo después se reventó la otra, el timón estaba chueco y desajustado y otra serie de errores que tuve que ir corrigiendo; por eso no he vuelto comprar en Linio y no lo recomiendo; pero aprendí que lo barato efectivamente sale caro y que cuando de bicicletas se trata, lo mejor es ir a una tienda de confianza, verla, probarla y demás. Igual me quedé con esa bicicleta unos años hasta que me di cuenta que las bicicletas de paseo no son lo mío, justamente porque no uso la bicicleta para pasear, la uso para movilizarme y estas bicicletas están diseñadas para ir lento, por más fuerza que le pongas a las piernas, la bici no dará más y eso puede ser frustrante si tienes que ir a un lugar. Al menos para mí. Y sí, las subidas las vas a sentir un montón… Aunque por lo menos sacarás piernas.

La quinta bicicleta fue una plegable Urban velosix a la que le guardo un cariño muy especial. Se la compré a un amigo, que luego me pagó en partes, y me la terminó vendiendo unos años más tarde. Era el boom de las plegables y también estaba pensando en adquirir una, así que me vino bien. Una excelente bicicleta, ligera, rápida, capaz de entrar en cualquier lado. Una bicicleta de buena calidad a un precio razonable. Creo que fue la bicicleta que más usé, ya era la época en que el ciclismo urbano estaba muy arraigado en mí, así que le di un muy buen uso. Soportó un accidente automovilístico, no sufrió muchos daños y gracias a los amigos de Bikehouse quedó como nueva. La vendí porque empezaron a captar mi atención las bicicletas de ruta, quería una bicicleta que me sirva, digamos, para todo, ya sea para ir a algún lugar, para pasear un domingo o para subir al Morro. Fue entonces que puse el anuncio y para mi buena suerte me la compraron los de Bikehouse, sé que la estaba dejando en un buen lugar, la iban a restaurar y lo más probable es que la iban a revender a alguien que la necesitara y le dé un buen uso, además no me regatearon el precio que puse, y es que claro, entre ciclistas de verdad sabemos lo que cuesta y vale una bicicleta, en las ocasiones anteriores siempre me regatearon el precio y  al final no me quedó más remedio que venderlas por menos de lo que inicialmente había pensado.

Y, bueno, luego de esa venta llegó la sexta y última bicicleta que lamentablemente no me fue bien con ella, era una Veloz armada en el centro y, a menos que armes una bicicleta con alguien de confianza, no recomiendo hacerlo. Pero ese es otro tema… La Veloz terminó destrozada en un accidente automovilístico que tuve (sí, he tenido dos accidentes), irreparable, con muy poco uso. Es por ello que actualmente no tengo bicicleta, aunque ya estoy pensando cuál será la próxima… Vamos a ponernos en plan ahorro. 🙂

 

¿Y tú, cuántas bicicletas has tenido y a cuál le guardas especial cariño?

¿Te gustó lo que leíste?

Suscríbete a la lista de correo para recibir más novedades y seguir en contacto. Además te enviaré un regalo. 🙂

Invalid email address

Deja un comentario