El lado B del ciclismo

Hoy hablaremos sobre la otra cara del ciclismo: el cycling indoor.

El cycling indoor es lo que comúnmente se conoce como spinning, es decir es el ciclismo de los gimnasios con bici estacionaria.

 

¿De dónde nace este deporte?

Una pequeña historia: hace mucho tiempo un ciclista sufrió un accidente cuando salió a entrenar con su bicicleta y debido al mal clima un auto no lo vio y lo atropelló. Debido a sus lesiones y a su experiencia, decidió continuar entrenando en casa, entonces armó la primera bicicleta estacionaria. Él es Johnny Golderg, pionero del cycling indoor y el que acuñó el término spinning a su programa allá por la década de los 90. Fue entonces cuando más ciclistas se interesaron por esta modalidad de entrenamiento que les permitía seguir entrenando aun cuando el clima no era propicio para salir en bicicleta. Era una buena salida para los ciclistas de competencia.

Con el paso del tiempo, el cycling indoor se fue haciendo más conocido y, como todas las materias y ciencias, empezó a ampliarse, entonces se dividió en diversos programas como spinning, netcycling, bestcycling, etc. Cada uno de los programas cuenta con sus particularidades, pero también con muchas similitudes.

 

Hasta hace poco se decía que el spinning estaba muerto, que era un programa descontinuado ya que había dejado de actualizarse, pues sólo contemplaba el pedaleo a velocidad sin medir otros factores como la cadencia, frecuencia cardiaca, entre otros, cosas que sí eran considerados por otros programas. Sin embargo, este año nos dimos con la noticia de que el spinning ha vuelto más fuerte que nunca y es tan fuerte que la gente llama spinning a todo lo que tenga que ver con una bicicleta estacionaria.

 

La polémica

Muchos ciclistas indican que manejar una bicicleta estacionaria no tiene mayor beneficio, que lo mejor es salir a la ruta para tener un entrenamiento completo y real. Sin embargo, otros (y yo) piensan diferente: armar una ruta en ese tipo de bicicletas puede ser tan beneficioso como salir a la ruta y se puede tener un buen entrenamiento gracias a la tecnología con la que cuentan estas bicicletas.

Las bicicletas estacionarias pueden simular una ruta real ya que mezclan velocidad y fuerza. Gracias a su capacidad de poner peso al momento del pedaleo se pueden simular rutas de escalada, como de falsos llanos y llanos. Además que permite continuar con el entrenamiento a pesar de las condiciones climáticas.

Es cierto que es mucho mejor salir a la ruta, eso no lo discuto, pero todo lo que ayude a cumplir con los objetivos personales hay que darles una oportunidad, por ejemplo para personas flojas como yo que cuando hace mucho frío no queremos salir a la calle o para quienes no saben manejar bicicleta pero quieren experimentar esa sensación o los que no tienen el tiempo para salir a pedalear por su ritmo de vida, es mejor tenerlo ya en casa: no hay excusas.

 

Como instructora de cycling indoor puedo dar fe que se puede armar una buena ruta en bicicleta estacionaria y puede contribuir a la salud de muchas personas que gustan de este deporte. Hay aplicaciones muy buenas para tener un entrenamiento muy completo y eficaz, así que la tecnología también nos ayuda cuando entrenamos solos o si tienes la posibilidad de ir a un gimnasio espero que te toque un buen profesor.

 

Buenos instructores

El buen instructor/profesor depende mucho del alumno, ya que cada uno tiene gustos diferentes, un buen instructor para mí puede ser malo para otro y así; pero sí hay cosas que no deben escapar del raciocinio, un buen instructor es aquel que cuida la salud del alumno por sobre todas las cosas. A veces pensamos que el buen instructor es aquel que te deja muerto en la primera clase, pero eso puede ser contraproducente, ya que si quedas adolorido hoy, mañana no querrás entrenar. Esa es una perspectiva que debemos cambiar, mejor es quedar satisfecho con tu entrenamiento, que hayas dado lo mejor de ti sin quedar adolorido o, peor, lesionado.

Lamentablemente, en todas las profesiones hay malas praxis y el cycling indoor no se queda atrás. Hoy en día se ven unas cosas increíbles y lo peor es que hay personas que avalan a esos “profesores” que lo único que harán a la larga es lesionar a sus alumnos. Así que esa es una tarea para quienes somos parte de esta profesión: dar un correcto mensaje, corregir a los que pueden estar haciendo mal, informando las verdades sobre salud deportiva y sobretodo hacer un buen trabajo con quienes confían en nosotros.

 

Y tú, ¿has practicado este deporte? Cuéntame tu experiencia. 😉

Deja un comentario