Cómo subir al Morro Solar por primera vez (sin morir en el intento)

Creo que las 3 subidas más populares para los ciclistas dentro de la ciudad son el Morro Solar, el Cerro San Cristóbal y la Vuelta a Ventanilla.
Hace unos meses unos amigos me invitaron a subir al Morro Solar y era algo que quería hacer hacía muchísimo tiempo, así que aquí te cuento algunos tips para que tú también puedas hacerlo (y luego te cuento cómo me fue a mí para que no cometas mis errores).

1. Ir acompañado:

Si es tu primera vez, no querrás ir solo, es mejor ir con alguien que ya ha subido antes para que te ayude en cualquier circunstancia que se pueda presentar, si finalmente desistes porque el cuerpo no te da más, te acompañará y te dirá que todo está bien, si decides subir habrá quien te tome la foto del recuerdo y si te quedas a medio camino también te acompañará y te ayudará a bajar… Es casi una ley ciclista el nunca dejar a nadie, así que si algo pasa habrá alguien para acompañarte o auxiliarte.

2. Asegúrate que la bicicleta esté en óptimas condiciones:

Algo muy importante es tener una buena bicicleta, de preferencia con cambios para que te ayude en la subida, a menos que seas todo un pro y quieras subir con full carga y a piñón fijo; pero si es tu primera vez vas a querer que la bici haga algo de trabajo también, tus piernas y tu corazón lo agradecerán. Cosas a tener en cuenta siempre antes de una salida: cadena bien engrasada, frenos funcionando al 100%, asiento a tu medida -ni muy alto ni muy bajo-, timón bien seguro.

3. Llevar agua:

La hidratación es muy importante para un ciclista ya sea con agua o con alguna bebida de electrolitos. Créeme no te gustaría deshidratarte mientras manejas bicicleta, el malestar es terrible, te puedes desmayar, te puede doler el cuerpo, te pueden dar calambres, así que… ¡Nunca olvidar el agua! Además ten en cuenta que sales de tu casa en bicicleta y debes volver en bicicleta, a menos que quieras gastar en un taxi de regreso.

4. Protección:

Gracias al cambio climático que estamos experimentando no podemos saber a ciencia cierta si será un día soleado o nublado, ya ni siquiera podemos confiar en las estaciones del año. Pero más ahora que estamos en verano y que puede salir un sol abrasador es importante llevar protección para no quemarnos los brazos y las piernas, puedes cubrirte con la misma ropa o con accesorios tipo malla o echarte bloqueador. El Morro es un lugar con mucha tierra, además al ser un cerro sentirás el calor mucho más fuerte y sumado a la actividad física que estás teniendo el calor será mucho más. Otro elemento de protección son gafas ciclistas, esto hará además de protegerte del sol a evitar que no te entre polvo, tierra o piedritas que siempre saltan por el camino. La protección más importante: el casco, si te caes o alguna piedrita cae encima de ti vas a proteger tu cabeza, además que también te cubrirá del sol.

5. Llevar dinero:

Para alguna eventualidad, es mejor tener algún dinero ya sea para comprar agua adicional o volver en taxi a casa o comprarte algo para comer por el camino.

6. Ir temprano:

Las horas más tempranas de la mañana son mejores para subir el morro, estará más fresco, no habrá mucha gente, el sol no será un problema fuerte, no te agarrará hambre por el camino; además que las actividades físicas son mejor en la mañana, ¿no? Así tendrás el resto del día para descansar y recuperarte.

 

Ahora lo prometido, la experiencia de mi primera subida… Yo no cumplí con casi ninguno de los tips que mencioné arriba, tal vez por eso ahora me digno a escribir sobre ello, y es que en mi caso fue todo casi tan improvisado que no me preparé de manera adecuada (por favor, no cometan el mismo error). Para empezar, no tenía una bicicleta adecuada, para ese entonces sólo tenía mi plegable y con esa obviamente no podría subir al Morro, así que una amiga que también iba a ir a su primera subida buenamente me prestó una de sus bicicletas, tuve que ir hasta su casa para recogerla y luego encontrarnos con los otros dos amigos que nos acompañarían (al menos eso sí lo cumplí, ir acompañada y con personas que ya habían subido).
Las bicicletas no estaban en óptimas condiciones, les hacía falta un mantenimiento urgente, por lo cual todo el camino resultó difícil, con muchas paradas y algunos calambres de por medio (las bicicletas no era lo único que estaba mal, yo también estaba fuera de forma). Luego de una travesía dificultosa, llegamos hasta el punto de encuentro… Y sí, llegamos súper tarde, se supone que nos encontraríamos a las 7 am, en lugar de eso llegamos creo que con tres horas de retraso, nos habíamos resignado a ya no subir, pero nuestros amigos nos animaron a ir.
Como ya era tarde, en el camino comimos algo antes (lo mejor es comer al bajar). Llegó el momento de subir, uno de nuestros amigos ajustó los cambios… Estábamos listas.

Empecé… En cualquier subida, creo, lo más difícil es el principio y el final, el tramo inicial y final siempre son más empinados; yo había olvidado llevar agua, por lo cual para entonces ya sentía la deshidratación, aun así mi adrenalina estaba a tope, hice dos paradas para descansar (sí, no pude hacerlo de un tirón), pero logré subir. Llegué y mi otro amigo que ya estaba arriba, me tomó la foto ganadora. En cuanto a mi amiga, no logró subir, se quedó abajo, la deshidratación también le jugó mal, otro de mis amigos se quedó con ella. El sol allá arriba pegó fuerte, al final mis amigos que se quedaron abajo lograron subir a un ritmo suave. Todos llegamos. Nadie se quedó atrás. Nos quedamos un rato, los chicos pedaleando, nosotras descansado, tomándonos fotos para que nos crean. La bajada fue lo mejor, abajo nos esperaba un buen sorbo de agua, inmediatamente compré algo para hidratarnos. Lo peor vendría después…
Tenía que volver hasta la casa de mi amiga para devolver la bici y además para acompañarla, y luego de eso volver a mi casa, para eso ya eran como las 4 de la tarde. Una experiencia para no olvidar y sobre todo errores para no volver a cometer.

 

Los tips que mencioné al principio son los que considero más importante, si tú crees que me faltó algo, puedes ponerlo en los comentarios y así todos sabremos qué llevar a nuestra primera subida al Morro Solar. 🙂

¿Te gustó lo que leíste?

Suscríbete a la lista de correo para recibir más novedades y seguir en contacto. Además te enviaré un regalo. 🙂

Invalid email address

2 respuestas a “Cómo subir al Morro Solar por primera vez (sin morir en el intento)”

  1. ¡Genial! Hay que repetirlo un domingo. 🙂

  2. Me gusto como describiste la salida, se que se va a repetir, ya me anime! 🙂

Deja un comentario