Ciclismo urbano: una práctica en auge

En estos días de movilidad limitada, sólo unos pocos nos movilizamos de vez en cuando para ir a nuestros trabajos. Algunos de trabajo obligado/necesario van todos los días a su centro de labores. Otros, como yo, vamos de vez en cuando para atender una necesidad puntual.

En mi trabajo, solía ver dos personas que llegaban en bici. En una planta de aproximadamente 400 trabajadores, sólo 2 llegan al trabajo, desde sus casas, en bicicleta.

Contrario a lo que mucha gente cree, más personas se están movilizando en bicicleta; creo yo por dos motivos fundamentales: (1) hay limitado transporte público, (2) contribuye al distanciamiento social. Ya expliqué sobre esto en el artículo que escribí sobre esta pandemia.

 

A lo que iba… Antes que sólo veía dos bicicletas estacionadas, hoy veo más de 10. Y sí, sigue siendo un número bajo considerando la cantidad de empleados. Pero es un incremento de todas maneras, considerando que la empresa está ubicada en una zona industrial de mucho tránsito de camiones y está colindante con una avenida principal sin ciclovía. Me parece un logro y una valentía por quienes se han animado.

 

Así que quizás esta experiencia que nos ha tocado vivir, va a replantear en muchos la forma cómo se moviliza.

 

¿Y tú qué crees que va a pasar con el ciclismo urbano a partir de ahora?

¿Te gustó lo que leíste?

Suscríbete a la lista de correo para recibir más novedades y seguir en contacto. Además te enviaré un regalo. 🙂

Invalid email address

Deja un comentario