Acerca de

Hoy en día estamos viviendo una crisis automovilística importante en la ciudad de Lima y varias ciudades alrededor del mundo, donde el auto se ha apoderado de las calles; tal es así que las personas perdemos horas valiosas atrapados en el tráfico y llegamos a todos los lugares con una carga de estrés. Poco a poco algunos se han animado a adoptar otra manera de moverse por la ciudad, han desempolvado sus bicicletas o se han comprado una y han salido a sus destinos.

La bicicleta tiene muchos usos actualmente, pero no olvidemos para qué fue creada, fue creada para movilizarse. Y dada las circunstancias, la gente está volviendo a esas raíces… Y créeme, una vez que lo pruebas no querrás volver.

 

Este blog nace para contarle al ciclista que llevas dentro los beneficios del ciclismo desde mi experiencia, quiero ayudar a quienes aún no se animan pero sienten curiosidad por subirse a una bici, a quienes están cansados de estresarse en el tráfico del día a día. Este blog también es escrito para los amantes de la bici en todas sus expresiones.

Espero poder ayudarte a dar ese paso si te encuentras en el primer grupo e inspirarte a continuar con este estilo de vida si ya llevas buen tiempo usando la bici.

En este blog encontrarás consejos, noticias y recursos para que no dejes de pedalear.

 

Soy Sofía, ciclista… Pero también soy psicóloga, practicante de yoga y fotógrafa amateur. Pienso que la bici te da felicidad, libertad, salud y si la usas como medio de transporte puede ahorrarte tiempo y algo de dinero, además andar en bicicleta indirectamente puede enseñarte muchas cosas, estoy segura que alguna vez has escuchado o leído la frase: “la vida es como andar en bicicleta, para mantener el equilibrio, tienes que seguir avanzando”, y tiene mucha verdad, tanto en la vida como en la bicicleta tienes que seguir avanzando, pedaleando, aunque te toque una escalada. 😉

Empecé a usar más la bici en el 2014 cuando cansada de ir apretada en un bus al trabajo y demorar 1 hora y 15 minutos, decidí subirme a una bicicleta y desde entonces nunca más me bajé; me di cuenta que en bici llegaba al trabajo en 45 minutos… ¡Y con ganas de trabajar!

Estoy convencida que es posible moverse en bicicleta incluso en ciudades “caóticas” como Lima, sólo hay que armarse una buena ruta y dejar el miedo atrás. 🙂