A votar en bici

El domingo pasado fueron las elecciones municipales y distritales en el país, y como siempre se incentiva el ir en bicicleta al local de votación para evitar la congestión vehicular que suele generarse ese día.

En comicios pasados la ONPE dio la opción de poder elegir el local de votación, lo cual fue un alivio para muchos… Aparentemente. Lamentablemente en la práctica fue un desastre, al menos en mi experiencia, elegí un local que quedaba a unas cuadras de mi casa, así que podía ir a pie, una suerte pues antes me tocaba votar al otro lado del distrito. Sin embargo, el día de las elecciones de esa ocasión, resultó que así como yo muchísimas personas eligieron ese mismo local, entonces fue un desastre por todo el disturbio que se creó.

En las últimas elecciones, también se dio la opción de elegir el local, sin embargo esta vez no tomé esa opción, preferí que ellos hagan el trabajo de ubicarme, total adonde me mandaran podía llegar en bici. Y así fue, me cambiaron el local de votación y me dirigí a votar en bicicleta. 😀

 

A votar en bici

A votar en bici es un movimiento o un llamado, mejor dicho, que trata justamente de eso, de ir en bicicleta a cumplir el voto. Es una alegría ver que muchas personas optan por usar la bicicleta y así desestimar el transporte motorizado. Y yo no podía ser la excepción.

Lo que aún está por mejorar es el hecho del acceso a los ciclistas para poder estacionar la bicicleta. Si bien la bici puede ser atada a cualquier poste, cerca o árbol; lo ideal sería destinar un espacio para ellas en todo establecimiento, como se supone dice la Ley, en la cual se estipulada el 5% de estacionamiento para las bicicletas, al menos eso se habló en la gestión municipal anterior y que hasta ahora no se ha cumplido.

Mi local de votación no tenía acceso a la bici, no tenía estacionamiento, tuve que ponerla en un poste cercano. Pese a que en una página dijeron que la ONPE daría facilidades para los ciclistas. En mi caso, no se cumplió. Me pregunto cuántos más tuvieron ese mismo problema.

 

Eso nos hace pensar que aún falta mucho por hacer. Los ciclistas aún no somos del todo bienvenidos en todos los lugares. Falta infraestructura, pero también falta educación.

Lo bueno, en mi caso, de haber ido a votar en bici es que pese a que mi local estaba lejos de mi domicilio llegué en pocos minutos y a pesar de que demoré en la cola de votación (que también fue un desastre) pude volver a casa a tiempo… Y a tiempo para reclamar el café gratis que ese día Starbucks se dispuso a regalar. Una bonita recompensa. 😉

 

Ojalá hayan más movimientos que incluyan a la bicicleta. Como en los conciertos, en los estadios de fútbol, en los teatros, en todo establecimiento… Uno debería poder llegar a los lugares en bicicleta y poder estacionarla en un lugar decente sin el miedo a que se la puedan robar. Porque ahora que la bici está ganando terreno, esas cosas pueden pasar, cada vez la bici toma más valor (económico y sentimental) y lamentablemente no está exenta de las malas prácticas de algunas personas.

 

Y tú cuéntame tu experiencia, ¿fuiste a votar en bici? ¿Tuviste los mismo problemas que yo o te facilitaron el acceso? 🙂

¿Te gustó lo que leíste?

Suscríbete a la lista de correo para recibir más novedades y seguir en contacto. Además te enviaré un regalo. 🙂

Invalid email address

Deja un comentario